A veces siento que las cosas me salen al revés, a veces me da miedo decir lo que siento porque no se como lo tomará el otro… A veces me armo de valor y lo digo y siento aún más miedo de no ser comprendida o correspondida en mi sentir…

En esos momentos me armo de corazón y me acuerdo de todo los beneficios que me dan las asanas de yoga que implican ponernos ‘patas arriba” recuerdo todo el miedo que sentía al principio para hacer paradas de mano, de cabeza, pincha, y todo el tiempo que tuve que “intentarlo otra vez” hasta lograrlas… recuerdo que tuve que ir descubriendo mi cuerpo y sobre todo recuerdo como mi mente poco a poco se fue desbloqueando dejandome ver otro panorama de mi cuerpo, de mi misma y de mis posibilidades…

Cuando siento miedo lo digo al mundo para que se libere, y me voy a una zona que me ayuda a retomarme desde mis infinitas posibilidades: mi mat… Allí siento, respiro, lloro, me río, me pongo de cabeza y como me pasa hoy, me digo: este es mi mundo, lo siento al revés hoy y, así, es perfecto para mi! Aquí estoy patas arribas y es lo mejor que me puede pasar…

Estoy viva, siento, tengo un corazón enorme, amor, vulnerabilidad, soy una mujer sensible, un ser humano verdadero, a veces siento miedo, me dan a ganas de llorar, de reír, a veces me siento triste, casi siempre estoy muy feliz, amo a mi gente, amo mi vida, mis amigos, mis perros, mis gatos, amo la luz del sol, el frío de la noche, amo vivir en Margarita.. siempre quiero ser más amorosa… Siempre creo que el amor lo puede todo…

No hay caos solo estoy poniéndome orden y usando el miedo que siento para abrir mi corazón más, tenerme más y tomarme más, pase lo que pase, convertirme de a poquito en más y más amor…. Al final eso es todo lo que soy… Al final solo el hecho de escribir estas letras ya me alienta y estoy respirando con paz… Ustedes que me leen me ayudan a ser un mejor ser humano… Más valiente, más amoroso, más responsable de si misma…Más verdadero…